LA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE MURCIA POR ABD AL-RAHMAN II

Existen muchas dudas sobre los orígenes de la ciudad de Murcia. En los inicios del siglo IX la ciudad de Lorca se convertía en la auténtica capital de la Cora del Tudmir, en detrimento de Orihuela, que había perdido gran parte de su antiguo papel como capital administrativa. Hay constancia de que Murcia fue fundada sobre una pequeña elevación a orillas del río Segura por mandato del emir de al-Ándalus Abderramán II en el año 825, recibiendo el nombre de Madina Mursiya. El objetivo era sofocar los conflictos tribales entre yemeníes y muladíes establecidos en esta zona de la Cora de Tudmir, además de potenciar la autoridad del Emirato de Córdoba en una cora escasamente islamizada.

Según cuenta la leyenda sobre dicho conflicto tribal y su relación con la fundación de la ciudad, un yemení cortó la hoja de una parra del huerto de un muladí para tapar su cántaro, eso tras una riña, causo la muerte del yemení y que sus gentes acudieran a la ciudad de Eio-o Yllud- (que algunos expertos sitúan en la actual Algezares) a pedir justicia al jefe muladí. Al no acceder a las peticiones del jefe yemení Abusamar, se desencadenó una lucha. Esto llevó a que el rey Abderramán II ordenara que Eio fuese destruida, y se levantase una nueva ciudad, fuerte, amurallada, rica en jardines y fuentes, con hermosas mezquitas que se llamaría Mursiya, en la que todas las tribus pudieran vivir en paz. La fecha de redacción del acta de fundación de la ciudad de Murcia fue domingo 4 de rabí I del año 210 de la Hégira, es decir, domingo 25 de junio del 825.

MURSIYA 2

Historiadores como Miguel Rodríguez Llopis defienden sin embargo que lo que se produjo en el 825 no fue la fundación sino el traslado de la capitalidad de la Cora de Tudmir a una Murcia ya existente. Abderramán II intentaría con ello garantizar la supremacía de la autoridad estatal andalusí sobre los particularismos locales, ordenando la destrucción de la cercana ciudad de Eio, que se había constituido en centro del territorio que la nobleza hispanogoda mantenía de forma autónoma.

En ese sentido todo parece indicar que ya existía un pequeño lugar poblado en la misma zona del valle del Segura o en sus proximidades, cuyos orígenes se remontarían a una villa romana denominada Murtia, en clara referencia a la existencia de humedales y mirtos en torno a ella. De este término latino los musulmanes tomarían el nombre de Mursiya.

Incidiendo en esta conexión con la antigüedad y basándose en la abundancia en la zona de mirtos y en la relación de dicho arbusto con la diosa romana Venus Murcia, algunos eruditos postularon un hipotético culto antiguo a dicha diosa en el área en la que ahora se encuentra la ciudad. El primero en proponerlo fue Francisco Cascales, en sus Discursos históricos de la muy noble y muy leal ciudad de Murcia publicados en 1621. Cascales dice textualmente:

Agora pues, quando los Romanos llegados á este Lugar, que Plinio dice Murci, vieron la frescura del río, y todas sus riberas cubiertas de murtas (porque no hay tierra en toda España donde con mayor facilidad, y feracidad nazcan) juzgaron asistir en él como lugar particularmente suyo la Venus Murcia, amiga de aguas, y murtas, y así por la gran devoción que la tenían, es cosa muy verisimil, que añadiendo la letra a, la dirían llanamente Murcia.

Aunque no hay pruebas de la existencia de este culto en la zona, aun así está demostrado arqueológicamente en el desarrollo del valle del Segura de un extenso complejo de villae romanas que aprovechaban la feracidad de las terrazas fluviales y la abundancia del agua del río.

La fundación administrativa de la Medina Mursiya supone la dotación a la ciudad de una personalidad diferenciada y el establecimiento de una nueva capitalidad para Tudmir (que según el geógrafo árabe al-Idrisi incluía Murcia, Orihuela, Cartagena, Mula, Lorca y Chinchilla).

La ciudad se creó cercada por una muralla de quince metros de altura media, jalonada con noventa y cinco torres defensivas y con nueve puertas que la comunicaban con el exterior.

2 thoughts on “LA FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE MURCIA POR ABD AL-RAHMAN II

  1. Que gran artículo. Muy completo y perfectamente documentado. Me ha parecido realmente interesante. ¡Muy buen trabajo!

    • Muchas gracias, se nota que eres un gran entendido, aunque el merito no es totalmente nuestro sino de todos los investigadores que nos precedieron y realizaron un gran trabajo por sacar a la luz el esplendoroso pasad de una ciudad tan importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*